La energía hidráulica tiene su origen en el “ciclo del agua”, generado por el sol, al evaporar las aguas de los mares, lagos, etc. Esta agua cae en forma de lluvias y nieves sobre la tierra y escurre hasta el mar, donde el ciclo se reinicia. El agua que ha caído en las partes altas puede ser captada en lagunas y embalses, y conducida por canales y túneles hasta el lugar donde se emplea. El modo más sencillo es hacerla caer a una rueda hidráulica, la cual al girar, puede mover molinos de harina, soplantes para fraguas, molinos para minerales y otras muchas aplicaciones.

Una forma más moderna y eficiente es conducir el agua hasta un pequeño embalse, llamado “taza”, ubicado en un punto alto, a partir del cual salen unos tubos que conducen el agua hacia bajo, llegando a gran presión a unas boquillas, que dirigen sus chorros hacia ruedas de paletas construidas especialmente. Al recibir el chorro de agua, estas ruedas mueven un eje, sobre el cual va montado un generador de energía eléctrica.

Usos

Generación Eléctrica

  • Iluminación
  • Bombeo
  • Telecomunicaciones
  • Refrigeración
  • Electrodomésticos

Bombeo de Agua

  • Aerobombas

Aire Acondicionado

  • Turbo extractor